Diario

Crónicas de una peregrinación culinaria

Festivales y Comida 1. El Día del Pancake. Londres, Inglaterra

Tres meses antes de mi viaje a esta peregrinación culinaria, una amiga me prestó el libro “Sacred Food” (Comida Sagrada) de Elizabeth Luard que presenta, a través de recetas, la forma mediante la cual diversas culturas en el mundo relaciona la comida con sus creencias espirituales: Festivales y ceremonias se llevan a cabo durante los cambios de estación, momentos de siembra y cosecha, nacimiento y muerte de profetas, o para rendir homenaje a los elementos (aire, agua, fuego, tierra, éter), etc. 

Uno de los festivales mencionados en el libro es el Día del Pancake celebrado a finales de Febrero o principios de Marzo todos los años en algunos lugares de Europa. Esta celebración ocurre el martes anterior al miércoles de ceniza. El miércoles de ceniza marca en la religión cristiana, el inicio de la cuaresma: un periodo de recogimiento para permitir una renovación interior. Hasta hace no muchos años, de hecho cuando era niña, la cuaresma era un periodo de ayuno, que consistía en 40 días de comidas livianas y austeras. Por esta razón, el martes anterior al inicio del ayuno, era el último día de comer alimentos ricos en grasas, harina y azúcar y así gastar estos ingredientes que no se iban a usar durante la cuaresma. Una de las recetas que se ajusta a estos ingredientes es el pancake o crepe y en Inglaterra desde la edad media la forma de celebrar este día, es con una competencia corriendo con un sartén en la mano, dándole vueltas al crepe, sin dejarlo caer al piso. El nombre en inglés de esta celebración es “Shrove Tuesday”, que se traduce como, Martes de Carnaval.

Tan pronto leí el significado de este día, vino a mi mente el “Carnaval de Barranquilla” en Colombia, el “Carnaval de Rio de Janeiro” en Brasil y el “Carnaval Mardi Gras” en Nueva Orleans en Estados Unidos. Todos ellos ocurren al mismo tiempo. Me imagino que hay muchos más carnavales en otros países. Todos celebramos lo mismo, a nuestra manera!

Curiosamente, este día se aproxima a la fecha del equinoccio de primavera que es el cambio de estación de invierno a primavera en el hemisferio norte. La temperatura empieza a subir y por ello es el mejor tiempo del año para ayunar, dejar descansar este organismo que trabaja 24/7 sin parar. No es coincidencia entonces que todos los programas de “Detox” que están de moda en este momento, se sugieren durante este periodo del año.

Finalmente, la entrada de la primavera es una época del año de nuevos proyectos, empezar de nuevo, los retoños empiezan a brotar después del invierno, las flores empiezan a abrir y con sus colores nos inspiran para los nuevos comienzos. En el taoísmo y en algunas otras tradiciones místicas ancestrales, la estación de la primavera se relaciona con el Este, es decir el punto cardinal por donde vemos en la tierra salir el sol y disfrutar el amanecer. Por lo mismo, la primavera está asociada al renacer.

Después de leer acerca de este festival, supe enseguida que ese día sería la fecha en que iba a salir de Londres para emprender este viaje culinario y que lo iba a empezar en Inglaterra participando de esta celebración, como un símbolo del inicio de este nuevo proyecto, Después de todo, llevaba viviendo 10 años en Londres y nunca me había enterado del significado de esta celebración. Lo único que veía era la publicidad en los supermercados y todas las estrategias de mercadeo enfocadas en promover la compra de equipos de cocina y kits para hacer pancakes. Las abuelas se reirán de nosotros, observando como nos complicamos cuando ellas utilizaban un sartén plano sencillo, para no solo una sino muchas recetas! 

En el pueblo de Olney, Buckinghamshire en Inglaterra, las carreras con el sartén en la mano se celebran desde 1445 y son las más populares del país. Quise ir a presenciarlas, pero mi avión hacia Nueva Delhi salía a las 6 de la tarde de Londres y entonces no podía salir muy lejos de la ciudad.

El Martes 5 de Marzo, me levanté muy temprano a despedirme a mi manera: Comiendo pancakes! Uno saladito para empezar y luego uno dulcecito para cerrar. Un pedacito de pancake, untado con la yema blanda de ese huevo pochado y un poquito de guacamole es un sabor que difícilmente voy a olvidar en los Martes de Carnaval.

Después, me uní a la celebración en el Mercado Leadenhall en Londres. 

Cuando llegué a casa a recoger mis maletas, caí en cuenta que por error grabé uno de los videos en modo “Camara lenta”. Al verlo, percibí detalles que difícilmente podría notar en el video normal: los movimientos de las personas, sus expresiones. Pensé que lo mismo pasa en la vida, vamos como en una competencia, en una carrera y nos perdemos todos los pequeños detalles. Tomé mis maletas con la intención de caminar esta peregrinación en modo “Cámara Lenta”. Este fue mi regalo en el día del Pancake. 

Los dejo con este video en cámara lenta, para ejercitar la atención, la observación y la paciencia. Este año, la cuaresma ya pasó, pero ya sabemos que tenemos una excusa el “Martes de Carnaval” del 2020, para preparar un postre regional delicioso, invitar a la familia y amigos y celebrar el inicio de un tiempo de reflexión!