Diario

Crónicas de una peregrinación culinaria

Festivales y Comida 2. Festival Holi. Rishikesh, India

Cuando decidí viajar, recibí el apoyo y guía de una persona muy especial, que me orientó en como darle un tema a mi viaje. Como un esqueleto, para que se fuera llenado de músculos y piel con mi caminar. Sentía que no era viajar por viajar lo que quería, sino que quería nutrirme con los encuentros con diferentes personas y dejar mi granito de arena por el sendero. Quise entonces proponerme participar en ciertos festivales y observar la relación de la comida en ellos. La idea me encantó y me llenó del entusiasmo necesario para organizar este proyecto. Así, por un par de meses en el 2018, me fui a visitar bibliotecas queriendo conocer un poco más sobre esta relación comida y festivales. Y muy rápido me sentí frustrada. Me di cuenta, que tan ilusa era si quería empezar mi viaje sabiendo en detalle la historia y los porqués de los festivales y sus platos tradicionales.Y por otro lado, la lectura se sentía muy fría, sin vida. Mi mente me estaba dominando, esa mente que quiere racionalizar, intelectualizar y documentar. Seguramente me quería sentir cual reportera de la National Geographic o de la BBC! Esa mente que planea todo al mínimo detalle y no deja espacio para la creatividad, me estaba alejando de mi verdadera motivación.  Me detuve entonces en esa locura que seguir en bibliotecas y tomé la decisión de emprender el viaje sin planear y sin saber nada del tema, pero manteniendo el esqueleto. 

La forma en como reaccioné inicialmente, al meterme a la biblioteca por horas, me hizo recordar una charla que unos meses atrás tuve con una amiga:

“Estamos en un momento de “certificacioncitis”. Curso aquí, actualización allá, capacitación más allá. El tema es llenarnos de información y diplomas. Lo interesante de este fenómeno, es que entre más certificados tenemos, más nos sentimos que “no somos lo suficientemente buenos”. 

Nuestra charla no estaba despreciando el conocimiento y la curiosidad por nuevas cosas, era un cuestionamiento de que tanto queremos saber y lo más importante para qué. El solo conocimiento es teórico, si no se pone en práctica no tiene sentido, porque no se “siente”. Solo hasta cuando se toca con las manos el resultado del conocimiento aplicado, solo hasta ese momento se entiende de que se trata, se interioriza y el ciclo se cierra con un deseo sincero de enseñar a los demás lo aprendido. Aquí el tema es tener humildad, humildad de conocimiento. No tenemos el tiempo para poner en práctica todo lo que aprendemos en tantos cursos y por ello es importante ser selectivo de acuerdo con nuestros principios. De lo contrario, saltando de curso en curso, se genera esta sensación de frustración de “querer saber más, porque no es suficiente”. 

Estaba ocurriendo lo mismo con mi intención de experimentar los festivales y su comida: Leer, leer y leer y llegar como una persona “ilustrada” en el tema de los festivales antes de vivirlos. Aquí entonces me pregunté: Qué es lo mínimo que necesito saber antes de viajar? Y la respuesta de ClauSapere Aude (mi voz interior) fue inmediata: “Nada. Todo lo va a aprender en el camino”

El primer festival que presencié fue el día del Pancake en Inglaterra

Ya instalada en Rishikesh en India, me enteré del Festival Holi: “Festival de primavera”, “festival de colores” o “festival del amor”. Y con este festival me ocurrió, con un efecto retardado, uno de esos momentos “Ajá”. Estos momentos, cuando por fin entendemos algo que entra por el intelecto y baja al corazón. No sé si les pasa a ustedes también, pero cuando tengo un momento ajá, lo siento muy dentro en el centro del cuerpo y en ese momento sé que eso que acabo de entender es conocimiento transformado, es decir sabiduría. 

El 20 de Marzo de 2019 en la noche (día de luna llena) empezó la celebración del Holi en toda India, celebraciones que terminaron al medio día del jueves 21 de Marzo. Con el grupo de yoga con quien estaba haciendo el curso, la celebración se dejó para la mañana del jueves. Parlantes y DJs se instalaron en la terraza del hotel desde muy temprano en un festival que viví como una fiesta latina, con un buen repertorio de música en Hindi, sazonado con música electrónica y una pizca de Reggaeton. Durante este festival, la población sale a la calle a lanzarse unos a otros polvo de diferentes colores y luego con pistolas de agua, hacer un minestrone en la piel y en los trajes de los que están celebrando. 

Después de bailar y quedar verde como un Shrek, me fuí a la calle a intentar hablar con los habitantes locales, para preguntarles qué significa para ellos este festival. La mayoría me respondió: es un día para reunirse con familia y amigos. Ya con hambre, entré a un restaurante que prepara platos del sur de la India y allí una pareja de médicos que había llegado a Rishikesh solo para celebrar el Holi, me dedicaron un tiempo para contarme sobre los platos tradicionales: Malpua (Pancake de harina de trigo (cereal) y arroz (cereal)), Gujiya (especie de empanada de harina de trigo (cereal), rellena de frutos secos), y Dahi Vada (Bolas de harina de trigo (cereal) fritas y luego inmersas en yogurt). Wow, otra vez me encontré con el Pancake, esta vez en India.

No pude encontrar en ningún lugar estas tradiciones culinarias para probarlas, porque generalmente la preparación casera en familia hace parte de la celebración. Sin embargo, después de saber que una especie de crepe era uno de los platos típicos, decidí celebrar con una DOSA, que es también una especie de pancake hecho con harina de arroz (cereal) y harina de lentejas (leguminosa). Mi celebración y entendimiento del “Holi” quedó a ese nivel.

Mes y medio después, en Mayo, estando en Navdanya’s Farm en Dehradun, durante un taller de preparación de pigmentos naturales, nos pasaron un libro para ojear. Y en la primera página que abrí decía:

“La celebración del Holi, está directamente ligada con la Naturaleza. La variedad de colores del Holi es una imitación de la variedad de colores de la primavera en pleno florecer. Antes, los polvos de colores empleados para jugar en ese día, eran hechos con flores, raíces y hierbas como un homenaje a la biodiversidad de la naturaleza y que al mismo tiempo tienen propiedades terapéuticas, así como un valor sagrado. 

En la actualidad estos colores naturales, se han reemplazado por polvos de colores sintéticos con sustancias tóxicas, que afectan la salud y el ambiente. Estos polvos contienen trazas de vidrio, ácidos y otras sustancias que se fijan en la piel y generan problemas de visión, respiratorios e incluso cancer”

Libro.jpg

Este fue mi momento ajá, ya entendí. El Holi es una celebración del fin del invierno y llegada de la primavera. Ocurre unos días después del día del Pancake en Inglaterra y de alguna manera los dos celebran el cambio de estación. En europa tiene una connotación cristina y en India una connotación Hindu, pero en el fondo, la naturaleza es la guía. Así, el Holi tiene un nuevo significado para mi, uno que nunca hubiera encontrado en los libros.

Por otro lado, me causó impacto, entender el daño de los productos sintéticos usados para la celebración en la actualidad. Y recordé que después del día del Holi, estuve verde por dos semanas porque el color no quería salir de mi piel. Inmediatamente recordé también, que hace un par de años usé un jean nuevo y en la noche al retirarlo mis piernas quedaron azules. 

Que sentido tiene celebrar los colores de las flores con un producto sintético?, me pregunté. Y ahí caí en cuenta de lo importante que es conocer el significado de los festivales que celebramos. Por años viví los días feriados en Colombia, solo como el día en que no se estudia o no se trabaja. El no conocer que día celebramos nos desconecta por completo de momentos que fueron creados en el pasado en honor a la naturaleza, sus cambios durante el año y con estos cambios el ciclo de siembra y cosecha de alimentos.

El vivir este festival por otro lado, me ha dejado una pregunta muy grande: Cómo eliminar de mi vida los tintes químicos? Especialmente los de las prendas de vestir.  Durante el taller, vi una carta de los colores que se pueden extraer de las plantas y no hay excusa para decir que no se pueden hacer tintes naturales de diversos colores. El teñido de telas con colorantes químicos, aparte de afectar seriamente el medio ambiente con las aguas de deshecho, está agregando día a día sustancias venenosas en nuestra piel. Pero cómo puedo tener todas mis prendas con colores naturales y cual es el precio? 

Fotos: Flores empleadas para extraer colores, carta de colores que se pueden obtener a partir de plantas, hojas de henna (la henna se usa principalmente como un tinte natural para el cabello y para hacer tatuajes)

Durante este tiempo en India me he dado cuenta de las grandes iniciativas de cultivo de algodón orgánico y elaboración de prendas con tintes naturales, llevando un modelo de comercio justo en donde los productores reciben la compensación adecuada por su trabajo. Pero vale la pena llevar prendas de vestir por avión a otras partes del mundo, cuando la contaminación de los aviones en sí, puede incluso llegar a ser mas grande que la misma industria textil? Solo son preguntas que me quedan abiertas.

Si alguno de ustedes tiene información de iniciativas de producción de textiles en latinoamérica con fibras y tintes naturales de manera sostenible ambiental y económicamente, agradezco la información!

Finalmente, quiero cerrar mencionando que la piel es el órgano más grande del cuerpo y por esta razón es la vía por la cual recibimos la mayor proporción de contaminantes en nuestro cuerpo. Casi que no vale tener una alimentación sana, si lo que me aplico como cremas, bloqueadores, shampoo, jabón, etc… está lleno de sustancias químicas. Lo mismo, si nuestras prendas de vestir están teñidas con fuertes químicos que lentamente van degenerando las células de nuestro cuerpo. Se que abordar todo al mismo tiempo puede ser abrumador, pero tengo certeza que hay pequeños pasos que podemos empezar a dar y uno de los más importantes es tomar responsabilidad en leer las etiquetas de lo que compremos, en comida, productos de belleza y ropa. Mi regla general es que si cuando leo una etiqueta no entiendo que dice, porque está lleno de nombres químicos, entonces no lo compro.

Mas adelante les contaré como estoy preparando mis productos de belleza (cremas, mascarillas, etc) mientras voy peregrinando, porque no hay excusa para no hacer nuestros propios productos aún cuando se esté viajando.

Por ahora, les dejo estos videos de cómo extraer de manera artesanal, colores de algunas plantas. Gracias a la finca Navdanya en Dehradun, India por entregar este conocimiento!

Colorín colorado, de colores he quedado :)